Consumo de drogas en adolescentes: una epidemia en expansión

Consumo de drogas en adolescentes: una epidemia en expansión. ¿Permitiremos que se desborde?

El consumo de drogas en la capital se ha desbordado en el último año, especialmente al interior de los colegios distritales, lugares que ha sido infiltrados por las bandas narcotraficantes que controlan un negocio que solo por la venta de bazuco mueve 250 millones de dólares al año en Bogotá.
Juan Carlos Flórez
Junio de 2016

El narcotráfico en Bogotá crece más rápido que la respuesta de las autoridades

De acuerdo con el último estudio nacional de consumo de sustancias psicoactivas, al menos el 12% de los estudiantes de bachillerato han consumido alguna vez en su vida algún tipo de drogas. El estudio también revela que el rango de edad para iniciarse en el mundo de los estupefacientes es entre los 12 y los 17 años, siendo la marihuana y el “Dick” las drogas más usadas por los adolescentes. De acuerdo un artículo publicado por el Transnational Institute en 2014, sólo el negocio del bazuco, en Bogotá genera ingresos anuales por USD$ 250 millones. Una cifra muy alta si se le compara con ciudades como Cali esta droga mueve 60 millones de dólares al año, o Barranquilla con 44 millones de dólares.

Cifras de la venta de bazuco en Colombia. Bogotá vende más de 250 millones de dólares al año.

El consumo de drogas aumentó en la población escolar

Según las cifras que maneja la secretaria de educación, el consumo de sustancias psicoactivas al interior de los colegios distritales aumentó un 108,3% en el último año, pasando de 2.494 casos reportados en 2014 a 5.196 en 2015. Esto pone en evidencia que alrededor de las instituciones educativas existe un número considerable de expendios de drogas. En Bogotá se calcula que en promedio hay 1,7 “ollas” o puntos de expendio de estupefacientes por cada colegio distrital. La situación más crítica se presenta en tres localidades, Los Mártires, Chapinero y Santa Fe, donde hay más “ollas” que planteles educativos. Mientras que en sectores como Kennedy, una de las localidades más grandes de la capital, el consumo de drogas se disparó en un 93% en el último año entre la población escolar. Pasando de 179 casos reportados en 2014 a 539 en 2015.

Expendio de drogas cerca de los colegios distritales de Bogotá.

Entornos escolares vulnerables

Tengo que resaltar que mientras que solo el 7.2% de los estudiantes de los colegios distritales, que asisten a jornada completa, reportan haber visto venta de drogas al interior del colegio, en las instituciones de medias jornadas el porcentaje aumenta en más de 10 puntos. La cifra alcanza el 17,6%. En este sentido, es claro que la jornada completa o única sería una estrategia fundamental en la prevención del tráfico de drogas al interior de los colegios.

Consumo de drogas entre los estudiantes, niños y adolescentes de Bogotá.
Fuente: Encuesta de clima escolar y victimización 2013. Cálculos propios
El consumo de drogas dentro de los colegios distritales es 3,6 veces más alta que en los colegios privados

A pesar que según las cifras de la última encuesta de clima escolar y victimización, al menos 4.812 niños de colegios públicos aseguran haber consumido drogas al interior de las aulas, frente a los 371 estudiantes de colegios privados. Las drogas son un problema que no distingue entre estratos sociales y en Bogotá se corre el riesgo de afrontar este flagelo con recetas del pasado.

La intervención del Bronx, en días pasados, podría haber enviado un mensaje errado a la sociedad, pues todo se reduce a una solución represiva y se omite que cuando se realizan este tipo de operaciones lo que termina sucediendo es que el problema se traslada a otras zonas de la ciudad, pero no se avanza en una solución de fondo.

La narco-estrategia “caballo de Troya”

Caballo de Troya, estrategia del narcotráfico en los colegios de Bogotá.

El narcotráfico ha encontrado el camino para infiltrarse en los colegios del distrito. Desde las bandas o desde algunas familias vinculadas al negocio ilegal de las drogas, hoy además de los riesgos en los entornos escolares, muchos estudiantes conviven con esta amenaza al interior de varias instituciones. A partir de los testimonios de varios directivos de los colegios que visitamos, es posible identificar el modus operandi de esta narco-estrategia.

Infiltrados

Las directivas de algunos de los colegios distritales tienen identificado un nuevo modelo de operación de los narcotraficantes para mantener el expendio y consumo de drogas al interior de los planteles educativos.

Consiste, con la complacencia de los padres de familias, en solicitar un cupo escolar a los menores ligados a estructuras del narcotráfico en las instituciones, a través de los “centros administrativos de educación local” (cadel) Una vez el cadel les asigna un cupo en un colegio, el infiltrado se encarga de controlar la venta y distribución de drogas al interior de las aulas.

El siguiente es el testimonio de la rectora de uno de los colegios de la localidad de Suba, visitados por mi equipo de trabajo entre el 10 y el 16 de junio de 2016.

“Nos los han mandado. Los matriculan, se la pasan de colegio en colegio y el Cadel mándelos para uno y para otro colegio. Acá llegan, no entran a estudiar. Se la pasan en los baños y acá se recibe todo lo que manda el Cadel y la secretaría porque no podemos decir nada. Ahoritica tenemos identificados dos, y como el miedo está esparcido… porque los de afuera son una banda y estos chiquitos vienen a vender aquí, pero los duros están afuera”

Audio del testimonio de la directiva del colegio en Suba.

Lo que se está haciendo en los colegios no está funcionando

Los testimonios de las directivas de las instituciones distritales de los Mártires dan cuenta que la estrategia RIO, implementada por la administración para prevenir situaciones críticas asociadas a la convivencia escolar y al consumo de drogas, no está funcionando.

El caso más relevante por la ubicación de la institución, es el colegio Agustín Nieto, ubicado en inmediaciones del intervenido Bronx. Esto es lo que dice el rector sobre las acciones de la administración para contrarrestar la problemática del narcotráfico y consumo de drogas en las aulas.

Testimonio del rector del colegio Agustín Nieto Caballero:

“Yo por ejemplo a los de RIO les dije que no los volvía a dejar entrar, porque primero para mí era un río de gente. Llegan 4 o 5 personas que solo vienen a llevar un acta. El psicólogo no daba ninguna recomendación, solo venía a marcar tarjeta y a llevarse el acta. Sentía no tener ningún apoyo, ni asesoría. Lo mejor es que no se asomen por aquí… Con esta administración, RIO no ha empezado y tengo conocimiento que como que lo quieren acabar, que también es malo”

Audio del testimonio del colegio Agustín Nieto.

La comunidad educativa está desbordada

En la localidad de Rafael Uribe, las directivas de uno de los colegios distritales, aseguran que al interior de la institución el consumo de marihuana es por lo menos del 50% de la población escolar y comienza desde el grado 5 de primaria.

“El consumo acá es altísimo, de un 50%. Los chicos, todos, están… o sea se ha disparado desde finales del año pasado a este año. No sé qué ha pasado, pero todo el mundo está sobre todo con marihuana. Yo no sé si la están regalando o qué está pasando, pero los niños de 6 y 7 y los de quinto de primaria son los que están metidos en ese cuento”.

Escuche el audio aquí.

No hay nada nuevo en los recientes anuncios de la administración frente a la intervención de los entornos escolares
Preocupa que frente a un tema de tamaña dimensión, la administración siga haciendo anuncios que no plantean nada nuevo y que no enfrentan las causas del problema.

El pasado 14 de junio de 2016 la administración hizo pública su nueva estrategia para la intervención de los entornos escolares de al menos 30 colegios que consiste en el desarrollo de escuelas de padres para prevenir el consumo de drogas, así como el desarrollo de capacidades de articulación interinstitucional para prevenir y mitigar el tráfico de sustancias psicoactivas.

El plan de desarrollo refleja que el consumo de drogas en colegios no es un tema prioritario para la actual administración

Los entornos escolares aparecen en el plan de desarrollo de la actual administración como un tema intersectorial que corre el riesgo de ser responsabilidad de nadie. No se proyectan metas asociadas a la prevención y atención del consumo de drogas en personas menores de 25 años.

En este sentido, las acciones que se pongan en marcha para atacar el consumo de droga en jóvenes no pueden seguir siendo paliativos de emergencia que sólo atienden síntomas pero no las causas.

Esto es lo que han registrado los medios sobre nuestro debate:

Red +
Caballo de Troya: modalidad de micro tráfico en colegios

El diario Bogotano
Caballo de Troya, nueva modalidad de venta de droga en Colegios de Bogotá

El nuevo siglo

El consumo de drogas en adolescentes de colegios públicos de Bogotá va en aumento.

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *