Algo huele mal en Transmilenio

Una prórroga irregular de los contratos de concesión perjudicó la prestación del servicio. El alcalde Petro estuvo al tanto de todo el proceso sin oponerse.

Juan Carlos Flórez

La administración de Gustavo Petro tenía que licitar entre 2012 y 2013 la operación de la fase I de Transmilenio por la terminación de los contratos del año 2000. Sin embargo, como lo planteé en diversos debates que realicé en 2012 y 2013, el alcalde no avanzó en la licitación. Y, cuando tuvo la oportunidad de renegociar los contratos, prefirió prorrogarlos por 240.000 kilómetros.

Petro, como presidente de la junta directiva de TM, se hizo el de la vista gorda con la licitación. Fernando Sanclemente, Alberto Merlano y el alcalde estuvieron presentes en las reuniones de la junta (ver cuadro), donde Hugo Palacios Mejía y Valfinanzas recomendaron licitar la operación de la fase I, próxima a vencer, y la fase II cuando llegara el momento. Recomendaron también que, si la administración decidía prorrogar el contrato de la fase I para no poner en riesgo la prestación del servicio, solo podía hacerlo por el tiempo necesario para que entrara en operación la nueva licitación.

Elaboración propia. Información tomada de: Valfinanzas. Análisis de las aproximaciones de Valora Consultoría S.A.S. y la subgerencia económica de Transmilenio S.A. Referente a la negociación de los contratos con los operadores de las Fase I y II, pp. 4-5

Sin embargo, ignoraron a los expertos y se entregaron ante los operadores. Así lo demuestran ocho cartas que cruzaron Fernando Sanclemente, gerente de Transmilenio en ese entonces, y Herman Arias, vocero de los operadores, entre febrero y marzo de 2013. Allí los privados dictaron las condiciones de la prórroga. Cuando esto fue presentado ante la junta directiva, en presencia de Petro, él guardó silencio.

De esta forma, queda en evidencia que Petro critica a los contratistas en el balcón y negocia con ellos por la puerta de atrás. El millonario gangazo de la prórroga de los contratos a los operadores de Transmilenio de las fases I y II significa que la administración les girará más de 1.9 billones de pesos en los próximos tres años. Esto sin introducir ninguna mejora en el servicio, usando los buses viejos que hoy recorren la ciudad.

 

En sus cuentas alegres, Petro sostiene que la prórroga de los contratos generó un ahorro anual de 76.526 millones de pesos; es decir, 229.578 millones en los siguientes tres años. Lo que no dice es que para cubrir el hueco que generó su modelo tarifario, la administración tuvo que girarle a los operadores 220.261 millones de pesos entre agosto de 2012 y diciembre de 2013. En consecuencia, la supuesta ganancia con la prórroga no alcanzaría sino para cubrir cerca del 45% de dicho esquema tarifario.

La prórroga no tuvo como objetivo ganar tiempo para preparar la licitación, sino abrirle camino a una APP de los operadores. Cuando le preguntamos a Transmilenio sobre la licitación de las fases I y II, nos contestaron que estaba frenada mientras se evaluaba el proyecto de APP de iniciativa privada presentado por Bogotá Elektrika S.A.S. Esta es una empresa cuya junta directiva está conformada por representantes de algunos de los operadores actuales de las Fases I y II, como se evidencia en el siguiente certificado de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Algunos de ellos hacen parte de las juntas directivas de los operadores de Transmilenio. Por ejemplo: Enrique Wolff, gerente de Somos K SA., Gustavo Gómez, segundo suplente del presidente de Ciudad Móvil S.A., Blanca López, suplente en la junta directiva de Transmasivo S.A., Víctor Raúl Martínez, SI 99, Andrés Jaramillo, Consorcio Express.

Las mentiras descaradas de Petro

El alcalde le ha mentido a la ciudad frente a la prórroga y sus efectos. El 4 de marzo de 2014, en medio del bloqueo de los usuarios al sistema en Suba, el alcalde invitó a los bogotanos a marchar para presionar la renegociación de los contratos, a pesar de haberlos prorrogado un año antes. Ver video.

Recientemente, en una entrevista sin editar en El Espectador, el día 13 de agosto de 2014, Petro afirma que, si bien la sentencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca que ordenaba la renegociación de Transmilenio no estaba en firme por haber sido apelada, la misma contenía ordenes que debían ser cumplidas. Eso fue, según él, lo que se hizo al firmar la renegociación con los operadores de las Fases I y II.

[…] había una sentencia que no es que nos prohíbase licitar, sino que nos ordenaba renegociar los contratos existentes, no ningún otro, de fase I y fase II. […] ahora se nos endilga como si fuera un capricho de la administración. […] El que una sentencia no esté en firme no significa que no haya dado unas órdenes. Ojo, con eso, sino, no estaríamos en una democracia.

Sin embargo, según Transmilenio, no hay que cumplir el fallo porque está suspendido.

Al prorrogar contratos se perdió oportunidad de oro para introducir mejoras de fondo en TM. Hoy el sistema está en caída libre

Crece demanda con infraestructura estancada. Diariamente por las troncales se movilizan 2.600.000 usuarios, según cifras de Transmilenio. En contraste, la ciudad tiene un retraso de 275 kilómetros en la construcción de nuevas troncales, pues sólo se han construido cerca de 100km.

Hacinamiento en buses y estaciones. Estándar mundial: 6 pasajeros por metro cuadrado. Promedio en Europa: 4 pasajeros por metro cuadrado. Promedio Transmilenio: 8-10 pasajeros por metro cuadrado. Estación Pepe Sierra: 14 personas por metro cuadrado.

Colados en 2014. En 2013, según cifras de Transmilenio entraban al sistema sin pagar 26.000 colados. En lo que va de 2014, la cifra aumentó a más de 70 mil personas.

Inseguridad. En lo que va corrido del año se han presentado 71 quejas por acoso a mujeres en TransmilenioEn el periodo enero-marzo del año pasado en Transmilenio se registraron 108 capturas por lesiones personales y 51 capturas por riñas, mientras que este año, en el mismo periodo, se realizaron 94 capturas por lesiones personales, y 58 por riñas.

Irregularidad en las frecuencias. Entre junio de 2012 y junio de 2013 llegaron 26.750 quejas a Transmilenio. El 50% son por las fallas en las frecuencias de los buses.

Lo ancho para operadores y lo angosto para usuarios. Tanto Gustavo Petro como Fernando Sanclemente presentaron la renegociación como un gana-gana. Sin embargo, esta sólo un gana-gana para los operadores:

En todo esto, los únicos perdedores somos los ciudadanos.

Foto tomada el 16 de julio de 2014.

Aquí pueden descargar la presentación del debate.

Relacionados

3 opiniones en “Algo huele mal en Transmilenio”

  1. Y el titiritero mayor de los desangres y rueda de contratos de Bogotá desde inicios del 2000 ahí tan orondo, DON Alberto Merlano Alcocer, empezo manejando la Emprsa de Acueducto hizo el torcido de las Hydros con los nules y otros con capital de EAAB y la tal Aguas capital, lo sancionaron y se escondio … hizo torcido junto con Nules a la ANH y GAs Kpital GeoPhysical y ahora petro le Dio el poder sobre todas las ESP de Bogotá las cuales maneja a sus anchas Y NADIE le dice NADA????? en que esta el control fiscal, donde quedaron los procesos licitatorios y la Ley 80 es que el sr petro se descaro más que los mismos MORENOS, para eso los denuncio para montar el un cartel peor que el que rodaba en Btá??? de rato se sabia q Nules y Alberto merlano estaban detrás de los centavos de las Toneladas de residuos de Btá, tenían q sacarlos del camino para q Albertico lo hiciera solo USANDO como siempre el capital de la empresa de Acueducto??? al que no quiere ver … q le sigan dejando de admin a don Alberto Merlano Alcocer … pero ahi esta presente en junta y arreglos prorrogas contratos TM, En aumentos bonos-sueldos para directivos ETB, en querer liquidar Aguas capital, en contratos de mantenimiento vial, en contratos de oparación y tercerización de servicios del EAB, en negocios de terrenos de Bta para sus fines y lucro a través del EAB, tapar su torcido de las Hydros que le costo a bta 365mil millones por sentencia de la corte; En las operaciones de EEB y TGI, y hasta en negociaciones de Canal Capital … y todo ha sido público y el señor ahí tan campante

  2. Y de las tarjetas de Transmilenio, Que?
    Los que trabajamos en este sector sabemos que hay algo bastante extraño ahí. Primero le entregan a Angelcom las claves de las tarjetas de acceso al sistema. Es decir la ciudad, que es el dueño del negocio, no sabe, ni le interesa como se maneja ese tema. Posteriormente adjudican a otro operador (Recaudo Bogotá) el resto del sistema y éstos traen otra tecnología. (Programable sólo en Korea) y donde estaba la ciudad que no pidió total compatibilidad (En los Andes, dicen que son compatibles, pero eso es falso), la prueba es que tienen que poner doble lector, eso no es compatibilidad. La pregunta es porque se permite la implementación de una tarjeta que primero: NO ES COMPATIBLE y segundo, sólo se usa en Korea,mientras que la tecnología de las primeras fases, se usa en el resto del mundo, el metro de París, el metro de Nueva York, Santiago de Chile, Madrid España, es decir, las principales ciudades del mundo usan esta tecnología por su confiabilidad y economía.
    Vamos a pasar de pagar US$0,50 por tarjeta, a pagar cuanto? US$5,oo talvez y quienes pagamos esto? como siempre los indolentes bogotanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *