Lazos familiares peligrosos

Lazos familiares peligrosos

¿Por qué le “regalaron” prórroga de 2 billones de pesos a contratistas Transmilenio?

Petro se hace el “gringo” con los líos de su familia política.
Juan Carlos Flórez
Alianza SociaI Independiente

El alcalde Petro, que denunció los lazos familiares peligrosos en la familia Moreno Rojas, no quiso ver los lazos peligrosos en el seno de su propia familia política. El clan Alcocer, con Petro como presidente de la junta directiva de Transmilenio haciéndose el de la vista gorda, controló la prórroga de los contratos.

Desoyendo los estudios y conceptos de expertos, el alcalde Petro prorrogó, en mayo de 2013, los contratos con los operadores de Transmilenio de las fases I y II. Gracias a esta decisión, los privados se ganarán 1.9 billones de pesos con los mismos buses viejos. Aunque el alcalde dice que la prórroga le ahorró a la ciudad 70 mil millones de pesos, esta es una cifra irrisoria frente al millonario gangazo que le dio a los privados.

1. ¿ Petro, como presidente del junta directiva de TM, se hizo el de la vista gorda con la licitación?

La administración de Gustavo Petro tenía que licitar entre 2012 y 2013 la operación de la fase I de Transmilenio por la terminación de los contratos de 2003. Sin embargo, se durmió, como lo reconoció Fernando Sanclemente, entonces gerente de Transmilenio, en el Concejo de Bogotá el 17 de marzo de 2013. Por tal motivo, tuvo que prorrogar en mayo de ese año los contratos por 240.000 kilómetros más.

¿Por qué se durmió? ¿Por qué no se preparó la licitación? ¿Por qué no se siguió el manual detallado que tiene Transmilenio? ¿Quienes son los responsables de dicha situación? ¿Cómo un proceso tan importante no tiene la supervisión del gerente? ¿Y dónde estaba el presidente de la junta directiva de la empresa?

Los estatutos de Transmilenio establecen que el presidente de la junta directiva de la empresa es el alcalde de Bogotá. Petro ha fungido como tal, como lo demuestra el siguiente trino del 30 de octubre de 2012:

Petro, en su Twitter, afirma que está en la junta directiva de Transmilenio

El alcalde no puede argumentar que no sabía lo que sucedía, pues, en una comunicación de Transmilenio en 2013 al Concejo de Bogotá, se reconoce que en algunas reuniones con los operadores él estuvo presente:

Petro está en la junta de Transmilenio
Fuente: Transmilenio, 2013.

 

Que la licitación no se haya preparado y que se decidiera cambiarla por una prórroga no fue a sus espaldas. Su administración desoyó todas las advertencias sobre el carácter irregular de la prórroga. Como lo señaló El Tiempo, las consultorías financieras y jurídicas contratadas por Transmilenio en 2012 con Estudios Palacios Lleras y Valfinanzas, “hicieron énfasis en que el mejor camino para la ciudad era abrir una licitación pública, en vez de ampliar los contratos vigentes.”

2. ¿Por qué le “regalaron” una millonaria prórroga a los operadores de la fase II?

El millonario gangazo de la prórroga de los contratos a los operadores de Transmilenio de las fases I y II significa que se ganarán más de 1.9 billones de pesos en los próximos tres años. Esto sin introducir ninguna mejora en el servicio, usando los buses viejos que hoy recorren la ciudad.

Llama la atención que, aunque los contratos de la fase II se vencían entre 2015 y 2016, la prórroga también los cobijó. Esto significa que a pesar de que Transmilenio tenía el tiempo suficiente para preparar la licitación de la fase II, que los buses aún no habían llegado a su kilometraje máximo y que no había ninguna urgencia que pusiera en riesgo la prestación del servicio, Transmilenio incluyó a los operadores de la fase II en la negociación.

Pagos de Transmilenio a operadores. Prórroga de los contratos de Transmilenio
Fuente: Transmilenio, 2013.

¿Por qué se incluyó a los operadores fase II? No es claro. Lo cierto es que este regalo le representará a los operadores de la fase II 804.427 millones de pesos. Es importante señalar que esta prórroga no se ajusta a los principios de contratación pública de transparencia, economía y deber de selección objetiva, pues no permitió generar escenarios de competencia.

3. ¿Lazos familiares peligrosos?

El alcalde Petro, que denunció los lazos familiares peligrosos en la familia Moreno Rojas, no quiso ver los lazos peligrosos en el seno de su propia familia política: Petro está casado con Verónica Alcocer. Carlos Gutiérrez, a quien desde 2013 se le atribuye gran influencia en millonarios negocios del distrito, incluida la prórroga de los contratos de Transmilenio, está casado con María Teresa Alcocer, hermana de la esposa del alcalde. Diana Alcocer, sobrina de las hermanas Alcocer, es la esposa de Fernando Sanclemente, gerente de Transmilenio, en el momento en que se negoció y firmó la prórroga. Y Alberto Merlano Alcocer, aunque se presenta como tío lejano de las hermanas Alcocer, es reconocido por Gutiérrez como un segundo para las hermanas Alcocer; fue asesor de Transmilenio en la supuesta negociación.

¿Qué efectos tuvo esto? El clan Alcocer, con Petro como presidente de la junta directiva de Transmilenio haciéndose el de la vista gorda, controló la prórroga de los contratos. El 11 de marzo de 2013, Merlano Alcocer, actual gerente del Acueducto de Bogotá, y el economista Jorge Iván González, le recomendaron expresamente a Fernando Sanclemente suscribir los acuerdos con los operadores de la Fase I y II tal y como estos habían planteado la renegociación:

lazos familiares Petro Recomendación a Fernando Sanclemente – Alberto Merlano y Jorge Iván González
Fuente: Recomendación a Fernando Sanclemente – Alberto Merlano y Jorge Iván González – marzo11/2013.

Pero el poder de los Merlano Alcocer no es sólo en Transmilenio. Su influencia también está en el Acueducto, donde Alcocer es el gerente, y en la ETB, en donde su presidente, Saúl Kattan Cohen, reconoce su amistad con María Teresa Alcocer y se ha reunido con Gutiérrez en varias ocasiones. De esta forma, estas tres empresas han estado en manos de parientes y amigos de los Alcocer

4. ¿Por qué la prórroga fue hecha a la medida de los operadores y se dejó de lado a los usuarios?

En la prórroga queda claro que lo ancho fue para los operadores y lo angosto para los bogotanos. En ningún momento se habla sobre cómo mejorar la calidad del servicio prestado. Por ejemplo no hay ninguna propuesta sobre cómo acabar con el hacinamiento de pasajeros en los buses. Los puntos fundamentales de la negoción son técnicos y financieros: eliminación del IPK, eliminación del AVI, pasar al FET, adhesión a la fiducia del Sitp.

También se definió la revisión técnica de los vehículos para garantizar su funcionamiento durante la prórroga. Sin embargo esto quedó en manos de los operadores, lo que llevó a que la revisión de los buses fuera clandestina. Nadie sabe que tan seria es.

Por último, los operadores plantearon que Transmilenio se debía comprometer a posponer la apertura de la licitación hasta no tener claridad sobre la viabilidad de una propuesta de APP que los transportadores presentarían. Aunque en la carta del 18 de marzo Sanclemente le dice a Arias que la propuesta de APP debe circunscribirse a la ley, en ningún momento el gerente de Transmilenio rechaza tal solicitud ni da claridad sobre el proceso que seguirá la licitación.

5. ¿Por qué el alcalde le mintió a los bogotanos sobre la prórroga en 2014 a pesar de haberla autorizado un año antes?

El alcalde le ha mentido a la ciudad frente a la prórroga y sus efectos. El 4 de marzo de 2014, en medio del bloqueo de los usuarios al sistema, en Suba, el alcalde invitó a los bogotanos a marchar para presionar la renegociación de los contratos, a pesar de haberlos prorrogado un año antes. Incluso, Fernando Sanclemente dijo, el 5 de marzo de 2014 en el concejo de Bogotá, “Recuerdo perfectamente que inclusive el alcalde Petro me dice, “a ver Sanclemente aquí ya está listo esto, cocinado, venga y firmamos hoy esta negociación”.

Sobre los efectos de la prórroga, el alcalde dice esta le permitió rebajar la tarifa. Pero no dice que la reducción de la tarifa de la hora valle se pagó con recursos de la ciudad. Mientras que se necesitaron 220.261 millones de pesos para cubrir el hueco del modelo tarifario del alcalde entre agosto de 2012 y diciembre de 2013, la supuesta ganancia con la prórroga no alcanzaría sino para cubrir cerca del 45% de lo que se necesitaba.

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *